24 de julio de 2013

Sin paréntesis.

Enredaba su mano con la mía cuando me besaba la mandíbula.
No podía dejar de mirar sus ojos nobles antes que marrones,
ni respirar sus besos suaves, antes que sus intenciones emocionales.
No podía, si me dejaba caer la lengua en el cuello.
Podía matarme a doscientos en el estrechamiento de su tripa,
y revivir en un volantazo de sus manos en mis costillas.
Pero hablando se entiende a la gente.
Y besando se entiende también.
Ni te hacía falta saberlo,
porque era una de las muchas cosas que él sabe de más.
Cómo que eres valiente de alma y tierno de corazón,
que al principio andas con la mirada perdida hasta que alguien consigue encontrarte el fondo.

Y dónde sólo se podía mirar,
ahora puedo verte.

Que el hielo sólo es cuestión de tiempo, y sólo intención de derretirnos.
Y que lo de besar vacío, se quedó en eso; en un beso que ahora sólo sabe llenar huecos.
Y que tú y yo, somos de las pocas cosas que cuando se enredan se vuelven sencillas.

Por eso, no dejemos nunca de apetecernos,
ni de reírnos,

Y nunca dejemos de co(no)cernos, pero sin paréntesis


5 comentarios :

Bajolaeternidad dijo...

Siempre me dejas sin palabras,es increible lo que me haces sentir al leer cada texto.De verdad,no me voy a cansar nunca de decirl,GRACIAS POR ESCRIBIR.
PD:Planteate el sacar un libro.
PPD:Yo te los voy a comprar todos,aunque me quede en ruinas.

bé. dijo...

No es más que lo que te digo en cada texto, siempre nos dejas con ganas de leer más; lo haces parecer sencillo.
Un beso, guapísima.

Anónimo dijo...

Todos tus textos son muy pornográficos, será ninfomana la tía......

Caleidoscopio dijo...

Quieres olvidar a alguien?

http://www.lamejormaneradeolvidar.blogspot.mx/

Caleidoscopio dijo...

Me gusta mucho como escribes!

Entradas