10 de febrero de 2016

Nuevos propósitos ¿Me ayudáis?

Hola a todos, llevo sin escribir en este blog meses. Muchos sabréis que lo estoy intentando con un blog nuevo, pero necesito vuestra ayuda. Sé que echáis de menos los textos y prometo escribir como antes e intentare que sea a menudo. Pero me apetece compartir con vosotros otras muchas cosas que también me apasionan. 

En la primera entrada de mi blog escribí:

¡Hola chicos! Con esta primera entrada quiero inaugurar este nuevo rincón en el que compartiré mucho más que textos con todos vosotros. Muchos me conocéis del blog “nomegustaminombree” y sé que esa parte de mí ha quedado un tanto abandonada. Con este nuevo blog “mellamoagripina” quiero dar un paso más, y compartir muchas otras cosas. No dejaré de escribir. De hecho, he creado una sección llamada inspiración, donde seguiré escribiendo para todos aquellos que me mandan mensajes y me piden con tanta ilusión leer algún poema o algún texto nuevo. Es sólo que me apetecía madurar la idea de blog, escribir acerca de muchas otras cosas que me apasionan, como viajar o cocinar. Es otra forma de que me conozcáis, un poco más superficial y no tan interior, la cual prometo no abandonar.
Gracias por seguirme desde el principio a los que acabáis de entrar, y gracias a todos los que ya me seguíais desde hace años cuando empecé a escribir en mi otro blog.
Sin vosotros esto no tendría sentido, y espero que este nuevo rincón os haga la misma ilusión que a mí.
¡Mellamoagripina acaba de empezar!
Con todo esto, os pido una oportunidad de renovarme sin abandonar todo esto que os gustaba de mí. GRACIAS A TODOS LOS QUE SEGUIS PASANDO POR AQUI. 
¡OS ESTARÉ ETERNAMENTE AGRADECIDA!
http://www.mellamoagripina.com/ Pinchad aquí y suscribiros.


22 de agosto de 2015

Suerte o talento.

Todo empezaba a ocurrir de noche.
Ya sabéis, dicen que de noche es cuando el alma está más susceptible.
De repente, empezó a pasar cuando amanecía, cuando se supone que somos más fuertes. Y entonces me di cuenta, de que me estaban temblando las debilidades.
Después el reloj se mezcla con disertaciones nocturnas. Turnos intempestivos entre dudas pares y cilindros que cambian de dirección.
Y estudias las suertes.

Y entiendes que la que necesita un cambio de velocidad eres tú. Menos mal que la piedra para volar te espera en el sofá. Menos mal que hay amor en los mensajes, que hay cercanía en la distancia, que el número dos de tu calle, es el número uno de tu corazón.
Y comprendemos que partir el destino en dos es crecer. Que me apetece romper con algo y por qué no la frontera de las etapas. Abrir camino, multiplicar paisajes, el amor carismático del aventurero.
Romper con la zona de confort.
No sé si es el día a día el autor del desastre. O de la semilla que crea la ambición en nuestras vidas. He vivido consuelos fáciles, he vivido arrepentimientos eternos.

No sé si es cuestión de suerte o talento.
Le dejo paso al azar, les dejo en buenas manos.

En el destino....

Entradas