8 de noviembre de 2013

Me gusta pensar que me quieres.

Lo bonito de los principios,
es tener aficiones opuestas,
pero complementarias.

Lo malo que de compartir,
también se acaban los cuentos.

Tú y yo,
tenemos la suerte,
o no,
de tenernos siempre,
pero de vernos poco.

Y de hacer que los cuentos,
se alarguen como los días malos,
sepan como un desayuno en la cama,
y huelan como tu cuello debajo del edredón.

Y comprobar,
que no existen distancias grandes,
que son sólo corazones pequeños.

Y que el tuyo es tan grande que me roza,
cada vez que miras si viene alguien
porque estoy besándote, 
de fondo,
en tu retrovisor.

Y te quedas en el coche, 
y miras como abro la puerta,

y me repasas,

Para quedarte un respiro más, 
Y ver que me alejo de ti,
Pero nunca me separo del todo.

Y no sé si tú,
Pero me gusta pensar que sí.

Otras veces me miras.

Así,
como se mira con los ojos 
rebosando cariño,
ya sabes,
como se miran los que se dicen
te quiero,

o los que no se quieren, pero del verbo alejar.

Y no se si tú,
pero me gusta pensar que sí.

Y no sé si yo, pero 
me gusta pensar que me quieres.




"Y ese "Te quiero, pero te odio porque no me quieres como yo quiero" que nos mantendrá jodidamente unidos para siempre"




7 comentarios :

Lau dijo...

Chulisimooooooo

Martita dijo...

Increíble! Y llevas razón, no hay distancia grande, sólo corazones pequeños.

bé. dijo...

Cómo me gusta!

Anónimo dijo...

Hola Agri.
Podrías decirme como has hecho el marco de la gota en instagram?
Un beso :)

A g r i p i n a. dijo...

con afterlight

Marina García dijo...

'Y de hacer que los cuentos,
se alarguen como los días malos,
sepan como un desayuno en la cama,
y huelan como tu cuello debajo del edredón.'

Creo que nadie puede expresar nada mejor que tú.

Viv dijo...

Amor eterno a este blog.

Entradas