20 de septiembre de 2012

Tal vez sean nuestras vidas, con sus casualidades y coincidencias.


Su pelo rubio.
Sus ojos.
Esa forma tan suya de mirar.
Tal vez sean sus arrebatos y su manera de hacerme reír.
Tal vez nuestras vidas, con sus casualidades y coincidencias.
De cualquier forma, me sobran motivos para dedicarte un trocito de tiempo.

Porque de repente, parece que ninguna pieza encaja en tu vida.
Que tus ojos a punto de explotar se han rendido en el intento.
Parece que todo lo que estaba tan cerca, se aleja sin hacer ruido.
El invierno sin amor te suena a infierno.
Sólo tus ganas de vivir, tus carcajadas con volumen de más, sólo esa manera de hacer feliz a las personas pueden salvarte.
Más de una noche con más de una cerveza llegué a pensar que te quería demasiado.
Que la vida es fácil a veces y que hay calles que son más bonitas cuando no hace falta olvidarlas.
Pero también hay calles difíciles, y miradas que ya no deben cruzarse.
Hay momentos en la vida que son para siempre. Como el primer amor. Como esa sonrisa que te volaba la cabeza hace años.
Pero piensa en los momentos complicados y en cómo pasa el tiempo.
Acuérdate de que fue la vida la que te echó una mano.
La vida. La que pasa y la que te queda. La que ahora no avanza y se queda quieta mientras duele.
Esa vida que hace que desaparezcan los que iban a estar siempre. Los que nunca fallarían y ahora ni siquiera existen. 
La misma vida que se lleva las únicas personas que de verdad importaban. 
Sin embargo, pasan los años y sólo escribiría miles de hojas admirando lo feliz que eres.
Pero prefiero recordarte todas esas botellas de vodka vacías. Todas esas madrugadas inolvidables y los amores compartidos.
Sobre cómo cerrar los bares juntas y abrir el café con ganas de más.
Eres una razón para muchos y un ejemplo para todos.
Eres un corazón grande rodeado de corazones diminutos que no te merecen.
El mundo se ha puesto en tu contra, pero suele hacerlo con las personas valientes.
Así que deja de buscar razones que no te dejan dormir. Porque la única razón es seguir sin rendirse. La única razón es verte reír, ver como haces reír a los demás, tu forma de disimular, la manera en la que te vuelves orgullosa sin serlo y la envidia de muchos de ser feliz y transmitirlo.
Deja de suspirar por lo que nunca habrá, piensa en lo que está por venir y coge aire antes de darte por vencida.
Sigue perdiendo los papeles en la tercera copa y no te canses nunca de vivir.
No te olvides de mí, ni de nuestros secretos, ni de las confesiones de una noche de borrachera.
Acuérdate siempre de los amaneceres, de esos recuerdos que duran incontables cafés. De esa manera tan nuestra de cagarla y esa sensación tan extraña de que hemos vivido una vida parecida.
Puedes pasarte las horas muertas llorando historias y alguna filosofía sin sentido.
Puedes llorar desamores y días malos; pero nunca olvides que tienes un corazón demasiado grande para esta ciudad tan pequeña.
Porque eres de las de verdad, de las que quieren y consiguen. De las que faltan si no están. De las que le ganan la batalla al invierno y se dan cuenta que no era para tanto.
Gracias por estar siempre.
Por nunca fallarme, por estar en mi vida y hacerme un poco más feliz.
Te quiero.
Muchísimo.

15 comentarios :

Anónimo dijo...

que bien escribes agri no tengo palabras se nota que admiras mucho a tu amiga y habeis pasado las dos momentos dificiles en la vida pero todo se supera

Anónimo dijo...

Es que ya aburren los besitos, los morritos y el vaso sieeeempre en la mano...

Anónimo dijo...

Vaya pedazo de entrada para tu amiga, Agri :) que suerte tiene de que le escriban algo taaaaan bonito!
Un besazo para las dos, M.

bé. dijo...

Aunque nunca pensé que podrías mejorarte, es la entrada más bonita que has escrito en toda tu vida, bajo mi punto de vista.

Estela dijo...

Que bonito es leer esto y que te venga a la memoria esa persona que todos tenemos y que hace especiales nuestros dias.

Anónimo dijo...

sois encantadoras xikis :-)

Jorge Ampuero dijo...

Entrañable homenaje para una relación basada en la mutua complicidad y entrega.

Un abrazo ;-)

Anónimo dijo...

Si te vieran las madres salesianas!

Anónimo dijo...

La verdad si que cansan tanto morritos y tanta tonteria de niña light. Ya que estás.. hazte buenas fotos.

Anónimo dijo...

Emocionada!
sin duda la mejor entrada..

Anónimo dijo...

De mayor quiero ser como tú. Estudiar periodismo, vivir en Madrid, escaparme a Londres para ver a Pereza, y escribir así de bien.
Eres genial, Agri. Espero que leas esto. Un beso.

Anónimo dijo...

"un imán de chochos"... qué fina, la niña de las monjas salesianas... ¡viva la educación religiosa! tufo de país...

Anónimo dijo...

Agri, que pena que la palabra RESACA aparezca tanto en todo lo que escribes :(

eSt :) dijo...

los que os escribis tonterias firmand como anonimo, para criticarla o algo, soys unos cobardes y al menos dar la cara.


Melli eres genial, nunca lo dudes !

Helena Malvido dijo...

Hola!! no comento desde hace mucho pero que sepas que te leo siempre :) acabo de empezar un blog nuevo http://somethingforthecat.blogspot.com.es/

un besito, Helena.

Entradas