23 de julio de 2012

Va de bodas y acción de gracias.

Veintiuno de Julio de dos mil doce.
Para muchos, un día cualquiera. Para otros, un día especial.

Muchos de los que estamos aquí llevamos tiempo guardando este día para compartirlo con dos personas.
Nos compramos un vestido elegante, sacamos el traje del fondo del armario y nos peleamos con el nudo de la corbata.
Sin embargo, nada puede compararse a una decisión tan grande como la que vivirán hoy Antonio y Emi.
Para quienes no lo sepáis, Emi es mi prima.
En verdad me pregunto por qué no la llamo hermana.
Ella hizo que cada día durante cinco meses, yo fuera feliz.
En verdad, no sé porque digo cinco meses, porque lleva haciéndome feliz toda la vida.
Momentos delicados tal vez, tiempos complicados, simplemente cuatro risas en el sofá o ponerse su vestido y sentirme más mayor.
Subirme a la misma talla de sus tacones y crecer como una hermana pequeña al lado de un ejemplo a seguir. Como persona, como prima o como hermana.
Siempre fuiste una razón por la que sonreír cada mañana, mañanas que amanecían con una canción en la Jara, con cientos de partidas de cartas, a las que mejor o peor conseguí aprender a jugar.
Mañanas en tu casa de siempre, noches entre páginas de un libro desde la cama de arriba.
Tú alarma a las siete, cantar a gritos la música de tu coche.
Por cada cariño, por cada lección, por cada consejo, gracias Emi.
Pero hoy hablamos de otra cosa.
Hablamos del amor. De mirarse a los ojos y sentirse correspondido. De cogerse de la mano y empezar a vivir.
Esa sensación de complicidad, esa seguridad de compartir almohada el resto de tu vida.
De muchos tiempos perdidos a un recuerdo encontrado.
Recuerdos que hoy, se convierten en dos personas.
Emi y Antonio son la consecuencia de todas las casualidades que forman su historia.
Pensemos el motivo que nos ha traído hasta esta iglesia. La razón es simple, aunque explicar el amor siempre ha sido difícil.
Amor es ser feliz y compartirlo, es intentar esconder una lágrima de nostalgia por el paso del tiempo, por aquellos que no están, pero ocupan nuestros corazones.
Amor es encontrar motivos cada mañana para despertarse a su lado, es acordarse cada minuto qué te ha traído hasta aquí.
Amor es saber de donde vienes y no saber dónde puedes llegar.
La verdad que el amor es demasiado complicado para reflejarlo en cuatro renglones mal escritos.
Sólo puedo asegurar que estas dos personas van a ser muy felices.
Puede que lleguen tiempos difíciles.
Puede que se pierdan en mitad del camino, pero sé que sabrán encontrarse de nuevo.
Un beso o un recuerdo acertado bastarán para luchar contra el día a día.
Sé que sabrán levantarse de cada caída. Sé que olvidarán cada error sabiendo que lo que de verdad importa es ser feliz.
Porque en el amor no hay hueco para un mal paso, si existe una mano que te apoya.
En el amor no hay hueco para la rendición, si existen razones por las que luchar.
Hoy todos debemos sentirnos felices de presenciar como dos personas que queremos celebran esto que llaman amor.
Comeremos hasta hartarnos, beberemos alguna copa de más, y acabaremos con el nudo de la corbata en la cabeza. Pero lo que de verdad importa, es ser feliz.
Y hoy es veintiuno de Julio de dos mil doce. Para muchos, un día cualquiera. Para todos nosotros, un día especial.
Para Antonio y Emi, un día inolvidable.





Qué seáis muy felices juntos.

11 comentarios :

Superficiales dijo...

Enhorabuena a la pareja!!!!!
bonito homenaje!

bss

Anónimo dijo...

Madre mía Agri, ibas espetacular! que guapísima :)
La entrada es preciosa y espero que sean muy, muy felices.
Un besito, M.

Anónimo dijo...

Agri, qué ojos tienes tan alegres, tu mirada es lo más bonito

Anónimo dijo...

Poco maquillada ibas, joder... pero muy guapa, así de griega...

Doamna care plânge dijo...

hermosasa facciones las de la novia!

Sandra Fernández dijo...

Ibas guapisima Agri, bonitas palabras.
Enhorabuena a la pareja.
¡Feliz verano!

A g r i p i n a. dijo...

Maquillaje? llevo de todo menos maquillaje jajajaja, para dos meses que estoy morena manda huevos eh anónimo jajajaja

Anónimo dijo...

Pues el moreno no te sienta nada bien, por lo menos en la cara... parece que llevas betún, jajaja... pero eres muy guapa, no te enfades..

Anónimo dijo...

Creo que me he enamorado del tatuaje de Emi :)

A g r i p i n a. dijo...

es de mi madre :)

Anónimo dijo...

soy de valdepeñas, y estáis guapísimas morenas. No hagáis caso, envidia sólo, envidia. Sois la ostia, os lo juro.

Entradas